sábado, 18 mayo, 2024
InicioDeportesAngustia por la salud de Altamirano: qué es una convulsión, cuáles son...

Angustia por la salud de Altamirano: qué es una convulsión, cuáles son las consecuencias y cómo será la recuperación según la mirada de un especialista

Minutos de angustia y desesperación fueron los que se vivieron la noche del domingo en La Plata durante el partido entre Estudiantes y Boca que se suspendió a los 27 minutos de juego luego de que el mediocampista chileno Javier Altamirano, de 24 años, se descompensara y comenzara a convulsionar. Algunos de sus compañeros, en especial Enzo Pérez y Santiago Ascacibar, rompieron en llanto mientras el jugador era trasladado en una ambulancia tras recibir los primeros auxilios en plena cancha. Fueron instantes de incertidumbre hasta que la voz del estadio llevó tranquilidad al asegurar que el futbolista había sido estabilizado.

Los primeros estudios a los que fue sometido Altamirano arrojaron resultados positivos. Aunque todavía resta esclarecer cuál fue el origen de las convulsiones y es por eso que el ex Huachipato permanece internado en observación en la unidad de terapia intensiva del Instituto Médico Platense a la espera de nuevas evaluaciones.

Mientras se aguarda por la evolución de Altamirano, quien pasó la noche estable y en compañía de su mujer, quien está embarazada, las preguntas se multiplican. ¿Cuál fue el origen de la convulsión? ¿Qué consecuencias pueden acarrear? ¿Y cuáles son los pasos a seguir antes de que vuelva a competir en el alto rendimiento? Clarín consultó al médico cardiólogo y deportólogo Norberto Debbag (MN 51.320) para que explique todas estas cuestiones.

«Lo importante es que los estudios que le realizaron por el momento le dieron correcto. Además, que todo haya sido controlado rápido no es poca cosa porque descarta chances de un episodio de epilepsia. Debe ser atendido con cuidado y tratando de encontrar las causas de la reacción», advierte Debbag en diálogo con este diario.

Video

Este vegetal con vitaminas y nutrientes ofrece numerosos beneficios para la salud.

«La convulsión es una alteración de la conducción eléctrica del cerebro, función a cargo de las neuronas. Es un síntoma cerebral que produce irritación y desde la médula se produce la contracción de músculos y las sacudidas», detalló. Y siguió: «Se trata de una situación poco frecuente de ver en un jugador de fútbol, salvo que se genere un traumatismo de cráneo, hecho que es normal en deportes como boxeo, pero que en el partido no se presentó».

𝗣𝗮𝗿𝘁𝗲 𝗠𝗲́𝗱𝗶𝗰𝗼: El jugador Javier Altamirano sufrió un episodio convulsivo. Se encuentra en internación bajo observación y para complementar estudios. Se realizó TAC, la que resultó sin imágenes patológicas evidentes. Se encuentra estable.

Por esta situación, el… pic.twitter.com/PpFQ7uFBsg

— Estudiantes de La Plata (@EdelpOficial) March 18, 2024

Tras encontrarse consciente y estable, Debbag confirmó que los pasos a seguir se basan en una sola búsqueda: determinar si la convulsión se debió a causas neurológicas o cardiológicas.

«Primero debe certificarse si del desmayo del jugador proviene de la convulsión o viceversa. Eso puede aclarar el panorama. Altamirano posiblemente sea sometido a estudios como una resonancia nuclear, un examen neurológico, un electrocardiograma, interrogatorios para evaluar qué recuerda acerca de la situación y yo probaría con un holter de 24 o 48 horas para ser más específico con todo», enumeró el médico que también se encarga de cuidar al plantel profesional de Estudiantes de Buenos AIres.

Desde su experiencia, Debbag descartó la chance de que la convulsión se hubiera generado por falta de sodio o por el agobio que podría haber sido provocado por calor a raíz de que el hecho se produjo antes de la media hora de juego. Además, especificó que tomografía computarizada realizada durante las últimas horas del domingo le permitió a los médicos descartar «la chance de aparición de tumores o de una hemorragia cerebral».

«Es decir, por suerte, no aparecieron chances de muerte súbita«, recalcó..

Ante este panorama, es desde el lado cardiológico del que podría surgir una explicación al caso. «De ser así, lo primero que los médicos a cargo deberán descartar son patologías relacionadas con arritmias. Las mismas usualmente no suelen verse en los estudios que cotidianamente le realizan a los jugadores profesionales», sostuvo. Y puso como ejemplo el caso de Sergio Kun Agüero, quien debió dejar la práctica activa del fútbol luego de un problema coronario.

Sin embargo, también existe la posibilidad que dentro de los análisis no se encuentre ninguna patología que permita explicarle a Altamirano la razón del episodio. En ese caso, Debbag consideró que podría tratarse de una «convulsión idiopática«.

«Siempre hay un porcentaje de chance de que no se encuentre una explicación. Si sucede ello, únicamente se debe recurrir a someter a al jugador, una vez dado de alta, a una exigencia similar a la que sufrió en el partido para ver si su cuerpo resiste nuevamente esas cargas», explicó.

Altamirano, que este lunes por la mañana fue trasladado al Hospital Italiano de la Ciudad de Buenos Aires para realizarse una resonancia y más tarde volverá al Instituto Médico Platense, tiene un largo camino por delante antes de volver a las canchas. «Lo principal es esperar el diagnóstico. Sin ello no se puede hacer futurología ni ahondar mucho más en el tema. Es lo más importante que resta por saberse ya que recién entonces se sabrán las causas del episodio y los pasos específicos a seguir».

Y agregó: «En caso de que todo salga bien y en las próximas horas Altamirano reciba el alta médica, la recuperación pasa a ser paulatina: hay un reposo psicofísico de 15 o 20 días, sumado a la ayuda de un psicólogo tanto para el jugador como su familia. Los miedos y preguntas que pueden aparecer en la cabeza del chico cuando vuelva a jugar al fútbol pueden jugar un rol importante en la recuperación».

Altamirano fue retirado del estadio en cuestión de segundos para ser atendido en la Clínica Platense. Foto: AP/Ignacio Amiconi.Altamirano fue retirado del estadio en cuestión de segundos para ser atendido en la Clínica Platense. Foto: AP/Ignacio Amiconi.

A pesar de la desesperación que genera sufrir situaciones de esta índole en medio de un partido, Debbag vio como positivo que el episodio que sufrió Altamirano mantuvo una duración promedio, que va desde algunos segundos hasta dos minutos como máximo. «Si hubiese sido algo de 10 minutos, como a veces pasa, podríamos hablar de daños cerebrales o en órganos, pero este no es el caso», advirtió.

Además, destacó la celeridad del procedimiento médico ante la urgencia. El ingreso y el retiro de la ambulancia del estadio demandó únicamente dos minutos, hecho que facilita la atención al paciente más allá que el vehículo cuenta con medicación anticonvulsiva para controlar la situación.

«Las entradas deben ser rápidas. Para ello se realizan inspecciones que regulan para que nada malo suceda. Está todo marcado para casos de este estilo o hasta incluso peores», manifestó Debbag al tiempo que elogió el efectivo protocolo de Estudiantes.

Serán horas más tranquilas que las vividas durante la madrugada. «El parte médico es lo más importante, funciona como un diagnóstico de causas generales que aclaran los pasos a seguir«, cerró Debbag.

Más Noticias