viernes, 24 mayo, 2024
InicioPolíticaMilei y Caputo enfrentan horas decisivas: entre la presión del FMI y...

Milei y Caputo enfrentan horas decisivas: entre la presión del FMI y las condiciones de los gobernadores

La agenda económica estará ajetreada en los próximos días. De hecho, hoy mismo habrá una reunión relevante en el Palacio de Hacienda entre el secretario de Hacienda, Carlos Guberman, un técnico de muy bajo perfil, y los ministros de Economía de las provincias. Allí comenzará a tejerse el acuerdo entre la Casa Rosada y los gobernadores, bajo la consigna de quién pagará el ajuste para mantener el equilibrio de las cuentas públicas.

El Gobierno ya adelantó que enviará al Congreso un proyecto para restituir el impuesto a las Ganancias, que había sido eliminado para la cuarta categoría durante la campaña electoral, a pedido de Sergio Massa. La iniciativa que por entonces votó el propio Milei quedaría, ahora, en la nada.

Milei y Caputo enfrentar horas decisivas

La cuestión es quién paga el costo político de esa reversión. La vuelta de Ganancias, tal como fue en el pasado, implicaría que alrededor de un millón de personas de la castigada clase media vuelva a tributar.

La discusión no es sencilla: Maximiliano Pullaro, gobernador de Santa Fé, puso reparos en esa posibilidad. Habló de la chance de que haya diferenciaciones entre las distintas categorías y de que se les cobre un impuesto especial a los argentinos de altos ingresos que tienen activos en el extranjero.

La reversión en Ganancias implicaría que trabajadores que hoy ven disminuido su poder adquisitivo sufran, adicionalmente, una quita nominal de sus salarios. Algo difícil de aplicar en medio del ajuste.

Los gobernadores, está claro, pretenden mejorar sus ingresos vía la coparticipación, pero quieren achicar al mínimo cualquier decisión antipopular.

Javier Milei se reunirá con gobernadores, mientras Luis Caputo hace lo propio con los ministros de Economía de las provincias.

Javier Milei se reunirá con gobernadores, mientras Luis Caputo hace lo propio con los ministros de Economía de las provincias.

El FMI pone el ojo en el encuentro con gobernadores

En su reciente visita a Buenos Aires, Gita Gopinath -número dos del FMI- le planteó a Luis Caputo que, para el organismo, el impuesto a las Ganancias debería ser repuesto.

También habló de la posibilidad de quitar exenciones impositivas que favorecen a distintos grupos económicos. El beneficio hacia la industria del software -que involucra a Mercado Libre- y el régimen especial de Tierra del Fuego están en la mira del organismo.

El gobierno nacional no tocó ninguna de estos privilegios, pero el FMI dejó en claro que en Washington preocupa la sostenibilidad política y social del ajuste que está llevando adelante la administración Milei.

Un dato adicional se sumó a la lista de preocupaciones: febrero ya dejó en evidencia que la caída de la actividad económica redunda en un retroceso en la recaudación de la AFIP. Si la recaudación impositiva va para abajo, entonces será todavía más complicado llegar al equilibrio fiscal que prevé Milei, y al que califica de «innegociable».

Los últimos datos de la economía real muestran un hundimiento histórico: la venta de materiales para la construcción -medido por el índice Construya- arrojó una contracción del 26,6% versus febrero del año pasado.

El menú de las provincias

Los mandatarios del interior quieren condicionar a Milei. Tienen urgencia por llegar a un acuerdo que alivie sus cuentas, lastimadas por la crisis y la merma en las transferencias desde el Tesoro. Pero apuntan a que la Casa Rosada tome las decisiones más controvertidas.

Los gobernadores esperan evitar que el ajuste pase por las jubilaciones.

Los gobernadores esperan evitar que el ajuste pase por las jubilaciones.

No es sólo Ganancias y los beneficios fiscales.

En el menú figura la situación de los jubilados. Los gobernadores, en su mayoría, buscan que la clase pasiva no sea la principal castigada por el apretón fiscal y monetario. Algunas cajas provinciales fueron desfinanciadas en los últimos dos meses, alegan algunos mandatarios. Para muchos, se trata de un escenario imposible de sostener para los próximos meses.

El Gobierno lo sabe, pero la propuesta de derogar la actual fórmula para reemplazarla por otra que también castigue a los jubilados no les cierra a los mandatarios, que buscan hacer sostenible el ordenamiento de las cuentas públicas.

Martín Llaryora dice en privado que el ajuste debe comenzar en el AMBA, para proteger a las zonas más productivas. Argumenta que hay subsidios por quitar en la ciudad de Buenos Aires, sobre todo en el transporte público y en las facturas de luz y gas.

La sensación de que acaba de empezar el verdadero partido en el que se definirá el programa económico es compartido por gobernadores y funcionarios de la administración Milei.

Las negociaciones serán muy duras. El primer tiempo se jugará hoy mismo en el quinto piso de Economía, a pocos metros del despacho de Luis Caputo. El ministro será la estrella de las conversaciones.

Habrá novedades, seguro, antes de que termine la semana.

Más Noticias