jueves, 18 julio, 2024
InicioSociedadEl misterio de los masones escondido en el cementerio de La Plata:...

El misterio de los masones escondido en el cementerio de La Plata: Los secretos se pasean de noche

María Cristina Espinoza tiene 78 años y desde hace 14 es la encargada de las visitas guiadas. Lleno de simbolismo y con una conformación que vista desde el aire da cuenta de su origen, el lugar de reposo encierra muchas historias masónicas sobre el origen de la capital de la provincia.

Belén Vallejo

El cementerio de La Plata y el misterio detrás de su simbolismo. (Foto: gentileza María Cristina Espinoza)

El cementerio de La Plata y el misterio detrás de su simbolismo. (Foto: gentileza María Cristina Espinoza)

De un lugar con pastizales a ser la capital de la ciudad. Fundada a una velocidad increíble y con grandes construcciones. La Plata y sus diagonales esconden mucho más que una particular forma de configurar las calles que la cruzan. Pero más aún esconde el cementerio, el cual fue halagado internacionalmente por sus estructuras que combinan diferentes diseños, pero en especial por quienes se ocuparon de ellos: los masones, sus fundadores.

A lo largo de toda la ciudad, diferentes instituciones fueron formadas por esta logia que data del siglo XIX y es por eso que cada parte de ella conlleva un simbolismo especial. Tal es el caso de la diagonal 74, que atraviesa toda La Plata: comienza en el Río de La Plata, que significa vida, y termina en el vértice sur, que es el cementerio. Toda una representación del trayecto propio de la vida humana.

Leé también: Hizo más de 2000 esculturas con chatarra y las repartió por el barrio: “Quiero poner a Soldati en el mundo”

Inclusive, si miramos a la ciudad desde un drone, se alcanzan a ver la escuadra, un compás y la letra g, formado por las diagonales. Nada es casualidad ni está librado al azar. “Es, sin dudas, simbología masónica por excelencia”, detalló María Cristina Espinoza, la guía del cementerio especializada en masonería, cuyo trabajo fue destacado como de interés por el Senado de la provincia y el Concejo Deliberante de La Plata.

La masonería es una institución filosófica, filantrópica, progresista, antes secreta y ahora discreta. Secreta porque fueron perseguidos y asesinados, entonces se reunían de forma clandestina para idear sus avances. Discreta porque con el tiempo esa situación cambió y hoy la gran logia hasta da charlas y conferencias, aunque mantienen ciertas formas reservadas.

Más simbología masónica. (Foto: gentileza María Cristina Espinoza)

Más simbología masónica. (Foto: gentileza María Cristina Espinoza)

Durante mucho tiempo, según precisó la guía, los masones hicieron construcciones que eran muy complejas para la tecnología que había en la época. Es por eso que siempre quisieron sacarles los secretos, aunque nunca pudieron.

Hoy, no quedan dudas de que sus trabajos dejaron un gran legado, pero que a la vez provocan cierto misterio para quienes desconocen su historia y se encuentran con su simbología.

El comienzo de la guardiana del cementerio

María Cristina es uruguaya, pero de sus 78, 60 los vivió y vive en la Argentina. Se casó, tuvo dos hijos, cuatro nietos y la vida pasó. Tuvo negocios, incurrió en varios oficios, pero todo cambió cuando enviudó. En ese momento comenzó a preguntarse qué iba a hacer de su vida hasta que descubrió que en la municipalidad daban un curso de guía de turismo de La Plata. Su interés creció porque quería ingresar al cementerio a sacarle fotos a la arquitectura y eso le daba el pase.

Sin embargo, fue entonces cuando se encontró con lo que posteriormente iba a ser su gran amor: la masonería. Empezó a incursionar más sobre su historia, se enamoró y hoy es la persona que más sabe sobre ello en la capital de la provincia.

La guardiana de la arquitectura masónica. (Foto: gentileza María Cristina Espinoza)

La guardiana de la arquitectura masónica. (Foto: gentileza María Cristina Espinoza)

Hace 14 años que María Cristina hace recorridos nocturnos en el cementerio y su trabajo, inclusive, es requerido por turistas de decenas de países, aunque no siempre fue así. Fue ella misma quien construyó su carrera y generó que mucha gente conozca el trabajo que hace. “A mí me preguntan por qué me dediqué a la masonería y yo les digo que es porque es parte de lo que somos hoy, porque ellos formaron mucho de lo que tenemos ahora”, aseguró a TN.

Con los años, la guía turística junto a otros vecinos y especialistas lograron fundar una asociación civil cultural de las necrópolis y en sus 14 años de laburo siempre se desempeñó sin problema, pero ahora se encuentra con un inconveniente: este año las autoridades del municipio no le permiten ingresar ni realizar sus recorridos. “Es mi trabajo y nadie me da respuestas”, lamentó, aunque destacó el apoyo de Alejandra Sturzenegger, presidenta del Ente Municipal de Turismo de La Plata (EMATUR), quien fue fundamental en su desempeño estos años y que continúa acompañándola en su reclamo.

El cementerio de La Plata, símbolo de la masonería

Si bien hoy La Plata es reconocida como una ciudad masónica, poco quedan de sus símbolos en las calles. Sin embargo, hay un lugar en el que, apenas llegas a la puerta, ya te recibe con estas increíbles construcciones arquitectónicas: el cementerio. “Se habilitó 1887 y tiene un triángulo llamado frontón, de estilo neoclásico, en donde suele estar en el diploma de los masones. Ya al ver eso nos asombramos. Tiene el símbolo de la tríada que es filosofía, filantropía y progresismo, nacimiento, vida y muerte, y libertad, igualdad y fraternidad”, precisó María Cristina.

Ya adentro nos encontramos con angelitos, que, para la cultura masónica, tiene un significado muy especial. “Los consideran intermediarios. La masonería no le llama como nosotros, pero aunque sean de otra religión, tienen un Dios superior que es el gran arquitecto del universo, GADU, y es por eso que sostienen que los ángeles representan el intermediario entre él y los seres terrestres”, detalló la guía de 78 años.

Las columnas de la entrada del cementerio. (Foto: gentileza María Cristina Espinoza)

Las columnas de la entrada del cementerio. (Foto: gentileza María Cristina Espinoza)

También, sobre las tumbas, suele haber coronas que significan la trascendencia del individuo. Algunas cuentan con antorchas, las cuales, si están cruzadas con las llamas hacia arriba, son señal de “purificación por iluminación”, y, sumado a ello tiene un moño que significa la unión entre masones.

Volviendo al inicio, el portón cuenta con 24 columnas que significan la fuerza. “Las 12 de afuera representan el ruido y las 12 de adentro la paz”, indicó la guía.

“Las principales bóvedas son de los masones de la ciudad. Suelen tener las dos columnas franqueando la entrada y representan las del templo de Salomón, Jakin y Boaz. Arriba de la puerta suelen tener un reloj de arena que significa que para los masones el tiempo no existe, sino que es un invento de las personas. También cuenta con las alas de Isis”, símbolo de pureza, elevación y evolución, según detalló la mujer.

El cementerio de La Plata desde arriba. (Foto: gentileza María Cristina Espinoza)

El cementerio de La Plata desde arriba. (Foto: gentileza María Cristina Espinoza)

Están presente en el lugar el símbolo de Cristo y las cadenas. “Si están rodeadas es porque probablemente la bóveda le pertenecía a un masón. Cuando está presente significa la unión entre los masones, porque cuando terminan la reunión, estos se unen en forma de cadena”, especificó María Cristina.

Por otra parte, inclusive, podemos encontrarnos con los tres escalones que se refieren a los grados de la masonería y la Cruz de Asturias con un centro en redondel que significa lo cósmico.

“En el cementerio de La Plata encontramos todos los estilos arquitectónicos y si bien Recoleta es impresionante, no tiene todos los estilos que tiene el nuestro”, remarcó la guía turística que ya tiene un libro que cuenta sobre el tema: Ciudad de necrópolis: huellas de la masonería de La Plata, que será expuesto en la próxima Feria del Libro.

Estructuras masónicas. (Foto: gentileza María Cristina Espinoza)

Estructuras masónicas. (Foto: gentileza María Cristina Espinoza)

“Hoy es importante cuidar lo que nos quedó porque los masones formaron mucho de lo que tenemos hoy”, completó María Cristina, quien hace mucho que realiza los recorridos, entre las 19 y las 21, generalmente los sábados, y a sus 78 años aún no planea dejar de hacerlo. “Los secretos se pasean de noche”, sonrío.

Más Noticias