viernes, 14 junio, 2024
InicioEspectáculosEn Recoleta. Un departamento a la medida de una pareja de relacionistas...

En Recoleta. Un departamento a la medida de una pareja de relacionistas públicos

Facundo Garayalde y Wally Diamante llegaron a este departamento de Recoleta a través un amigo, hace ya una década. El lugar había tenido como únicos dueños a un matrimonio que lo compró cuando se estaba construyendo y vivió ahí hasta sus últimos días. Todo estaba original de obra, y así quisieron mantenerlo: con sus herrajes y bronces traídos de Venecia, su recepción imponente y un único cuarto amplio en reemplazo del tercer dormitorio, era todo lo que una pareja con el amor por el arte y la vida social de ellos necesitaba.

“La Mujer Maravilla”, de Martín Di Girolamo, es la protagonista en un hall de recepción que se destinó exclusivamente a algunas obras destacadas. Iluminada, detrás asoma una muñeca desarticulada de Cynthia Cohen. Daniel Karp

“Cuando nos mudamos ya teníamos una pequeña gran colección, que fuimos ampliando. Tanta pared nos daba la posibilidad jugar con las obras y seguir profundizando en el coleccionismo”

“Es un departamento especial por varios motivos, empezando por su estilo. Uno podría decir que es un edificio eminentemente neoclásico, pero tiene reminiscencias francesas también”, analiza Facundo. La segunda de las particularidades es que, de sus casi 300m2, la enorme mayoría le fue destinada a la parte social. “Está pensado para recibir gente, de ahí que tenga esa recepción enorme, un living muy amplio comunicado con un escritorio y un comedor, también muy grande”.

Sobre la chimenea a leña que se enciende regularmente, foto de un guardia real, de Aldo Sessa. Daniel Karp

Las obras de arte se combinaron con los objetos de diseño. Por ejemplo, un tono de los cuadros de Julián Prebisch se retoma en el terciopelo de los sillones.

Sillones gemelos enfrentados (Armani Casa). Los cuadros de Julián Prebisch flanquean la chimenea, de la que asoma una escultura de Cabinet Óseo. Sobre la mesa, un Chanchobola de Nicola Costantino. Daniel Karp

No parece haber habido mejor elección para Facundo y Wally, socios y dueños del Grupo Mass, una de las agencias de relaciones públicas más importantes del país. Y si sus espacios fluidos les dieron la bienvenida a infinitas reuniones, las paredes que los contienen alojaron a su “pequeña gran colección” de obras de arte, como ellos mismos la definen. Fondo y gran forma.

Los sillones del living, el escritorio y el playroom se tapizaron en terciopelos teñidos por encargo (Casa Almacén) y se combinaron con el mismo modelo de alfombra (Vanina Mizrahi) para enlazar los ambientes sociales, comunicados por puertas corredizas.Daniel Karp

A medida

En el escritorio la opción fue por los muebles de mitad de silgo. Frente a la ventana, una obra de gran formato de Lorena Ventimiglia.Daniel Karp

Coleccionistas, no solo de arte sino de objetos y piezas únicas, para el escritorio eligieron diseños vintage comprados en los remates de El Sótano. La clásica Eames Lounge Chair en el rincón abierto al living genera un rincón de lectura. Un sillón de terciopelo con dos mesas de arrime de acrílico acompañan la foto de un paisaje de Juan Ballestero.

Facundo Garayalde en el escritorio de su casa junto a su chihuahua Amalia y Rey, quien estaba de visita a pedido de sus dueños.Daniel Karp

“La casa está repleta de objetos que fuimos juntando a lo largo de los años. Algo que tiene en común la mayoría es que los compramos durante algún viaje… y que siempre fueron cosas incómodas de traer”

El escritorio vintage se combinó con una silla del mismo juego del comedor (diseñadas por Carlos Entenza). Los tres ambientes están comunicados por grandes puertas, de ahí la intención de integrarlos con objetos que les aportan continuidad. Daniel Karp

“No somos de invitar gente a comer en una mesa formal: no son así nuestras reuniones. Por eso, no pareció mejor aprovechar el espacio del comedor para hacer un playroom, que hoy es el corazón de la casa”, cuenta Facundo. La biblioteca fue el elemento clave en la transformación del comedor clásico en playroom. Junto a la ventana, una mesa extensible de nogal con guarda de papiro y cuatro sillas de terciopelo diseñadas por Carlos Entenza son suficientes para tener el tipo de comedor que sí se usa en la diaria. Aprovechando mejor el espacio, se ubicó un larguísimo sofá ideal para ver cómodos una película y dos sillones franceses antiguos.

Sobre el sillón de casa Didot, otra obra de Julián Prebisch, perteneciente a la misma serie que las vistas anteriormente, corona el espacio y da una continuidad con el living.Daniel Karp

“El departamento tiene una particularidad notable: a pesar de ser grande, no está pensado para que vivan muchas personas, sino para recibir”

La biblioteca fue el elemento clave a la hora de dar un nuevo uso al comedor.Daniel Karp

Rodearse de belleza

Lejos del típico cuarto infantil, en el de la única hija de la pareja se combinan juguetes con piezas de diseño y obras. La cama es un somier clásico con un baldaquino. Un escritorio de estilo escandinavo se combinó con una silla negra que suma carácter.

“Nuestra casa no cambió cuando tuvimos una hija: ella se crio acá y entiende perfectamente con qué se jugar y con qué no. Siempre fue libre de estar donde quisiera, pero es cuidadosa”

El baldaquino es de Casa Almacén. Los almohadones en tusor y terciopelo y el pie de cama tejido a crochet son de NEC Estudio.Daniel Karp

“El dormitorio principal es una licencia que se tomaron los primeros dueños. En el plano original figuran dos más chicos; lo que hicieron fue unirlos en uno solo con vestidor”

En la cama diseñada por Carlos Entenza, los almohadones y pie de cama de Aires del Sur suman carácter.Daniel Karp

El dormitorio principal fue el único ambiente en el que se eligió una paleta neutra, aunque se interrumpe con dos elementos poderosos: una obra de Jojo y Bosco sobre la cabecera y almohadones y pie de cama de piel. Las mesas de luz y las lámparas antiguas se compraron en un remate.

En el baño, la grifería veneciana es protagonista.Daniel Karp

El baño principal tiene como gran protagonista la grifería veneciana. La particular elección de azulejos negros que lo revisten de piso a techo combinada con las canillas de cuellos de cisne en bronce le dan teatralidad.

Revista Living

Conocé The Trust Project

Más Noticias