martes, 25 junio, 2024
InicioSociedadLeandro Rossi, el abogado que no tenía techo y se convirtió en...

Leandro Rossi, el abogado que no tenía techo y se convirtió en un símbolo de lucha para los estudiantes

El joven de 22 años dedicó su vida a formarse académicamente. Se recibió en diciembre de 2023 en la Universidad de Tucumán y su desempeño le permitió obtener becas para viajar a estudiar en Buenos Aires y formar parte del Mundial de Oratoria en Madrid.

Enzo  Páez Molina

Leandro vivió en la calle cuando tenía 3 años y acompañaba a su madre a vender ropa. La educación pública le permitió recibirse como abogado el año pasado. (Foto: LinkedIN/Leandro Flores Rossi)

Leandro vivió en la calle cuando tenía 3 años y acompañaba a su madre a vender ropa. La educación pública le permitió recibirse como abogado el año pasado. (Foto: LinkedIN/Leandro Flores Rossi)

Leandro Rossi murió el pasado 1 de febrero. Tenía 22 años. Sus metas y proyectos quedaron truncos por motivos que aún siguen sin esclarecerse. Su historia de vida conmovió a toda una provincia y se convirtió en un símbolo de lucha para un grupo de estudiantes de universidades públicas tanto en Tucumán como en otras partes del país.

Cuando era niño su padre lo abandonó, vivió en la calle junto a su madre y sus dos hermanas pero la educación pública lo salvó hasta llegar a la facultad, donde se recibió con honores. Su desempeño lo hizo destacarse hasta ganar una beca FURP que le permitió viajar a Buenos Aires para estudiar y participar de conferencias nacionales e internacionales.

Leé también: El nene que vendía dibujos frente al Obelisco para ayudar a sus papás logró cumplir su sueño

Estudió un trimestre en la Facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires y participó del Mundial de Oratoria 2023 en Madrid donde fue subcampeón. Además, era director de diversidad la localidad de Tafí Viejo hasta que murió.

Leandro participó del Mundial de Oratoria 2023 en Madrid, donde quedó en segundo lugar. (Foto: X/@leandrossi)

Leandro participó del Mundial de Oratoria 2023 en Madrid, donde quedó en segundo lugar. (Foto: X/@leandrossi)

Después de la marcha universitaria de este martes 23 de abril, Lucía, una de sus amigas, compartió en sus redes sociales una conmovedora publicación de Leandro festejando la finalización de sus estudios que rápidamente ganó repercusión.

Lo repito, y lo voy a repetir siempre, esto no tendría que haber pasado. En un mundo normal, el hijo de una madre soltera en situación de calle jamás habría llegado a ser profesional. Pero por suerte nací en Argentina”, fue el mensaje que había escrito el joven en sus redes sociales.

El posteo de Lucía que se viralizó tras la marcha universitaria de este martes. (Captura: X/@luciastaneff)

El posteo de Lucía que se viralizó tras la marcha universitaria de este martes. (Captura: X/@luciastaneff)

“Él siempre entendió que la educación era su motor para crecer en lo personal y retribuirle a su madre todo el esfuerzo que hizo criándolo”, dijo Lucia en diálogo con TN. “Quería hacer del país un lugar más justo para todos y todos sus amigos estábamos emocionados con la idea de un futuro en sus manos”, agregó.

También explicó que tenía un incesante deseo de seguir formándose y cumplir con diversos proyectos para ayudar a los más necesitados. “Desde chico buscaba participar de todo lo que le permitiera aprender”, contó la amiga de Leandro.

Con tan solo 22 años, Leandro logró recibirse como abogado en la Universidad Nacional de Tucumán. (Foto: X/@leandrossi)

Con tan solo 22 años, Leandro logró recibirse como abogado en la Universidad Nacional de Tucumán. (Foto: X/@leandrossi)

El joven oriundo de Tucumán tenía varios sueños por cumplir. “Quería entrar al Instituto de Servicio Exterior de la Nación para ser embajador afuera y los modelos de la ONU le despertaron interés por las relaciones internacionales y la diplomacia”, señaló Lucía a TN. Además, contó que al ser designado como Director de Diversidad de Tafí Viejo, se inclinó hacia la función pública y proyectaba por el lado de las políticas públicas. “Se había inscripto en la especialización en políticas públicas de la Universidad Di Tella”, aseguró.

Leé también: La novia del periodista que denunció abusos intrafamiliares fue elegida Miss Universo de Santa Fe

Según explicó su mamá, su deseo de ayudar a los más necesitados partió de su propia experiencia. Cuando tenía 3 años, su padre abandonó a su madre embarazada de mellizas y tuvieron que vivir un tiempo en la calle hasta encontrar una casa.

“Vivíamos en un departamento que mis exsuegros le prestaban al papá de Lean. Cuando decidió irse, nos tuvimos que ir. Yo trabajaba en una peluquería como maquilladora y mi sueldo eran las propinas. Un día le conté a una clienta que no tenía donde vivir y gracias a ella pude tener mi casa en Tafí Viejo. No tenía cielo raso, bidet, piso, ni puertas pero teníamos para vivir”, detalló Romina, la mamá de Leandro, a TN.

«La educación era su motor para crecer en lo personal y retribuirle a su madre todo el esfuerzo que hizo criándolo», dijo Lucía a TN.

Con las propinas juntaba y compraba ropa para vender junto a mis hijos. Gracias a la ayuda que recibí, empezó la escuela y la directora del colegio Osvaldo Manuel Costello me dejó tener a las mellizas como oyentes en el jardín para que pudiera trabajar y tener plata para comer y comprarle 300 pañales por mes a mis hijas”, recordó.

Leé también: “Que entiendan lo que lean”: la campaña que busca visibilizar la crisis de alfabetización en la Argentina

También contó que Leandro se destacó siempre durante la escuela primaria, donde era el mejor promedio, mejor compañero, tenía asistencia perfecta y varios diplomas más. “En 2009 conseguí trabajo en blanco y pude juntar para pagarle inglés y otros estudios. Nada fue gratis, todo fue con sacrificio, era una persona muy dedicada y siempre tenía necesidad de ayudar a los demás por la ayuda que nos dio el Estado”, agregó.

Leandro junto a sus hermanas en Tafí Viejo. (Foto: TN)

Leandro junto a sus hermanas en Tafí Viejo. (Foto: TN)

La última semana de enero, a casi un mes de haberse recibido como abogado en la Universidad Nacional de Tucumán, Leandro empezó a sentir dolores de cabeza y fiebre.

“Llamamos a emergencia porque el jueves 25 y viernes 26 tenía fiebre. Nos dijeron que podía ser dengue o COVID-19 pero nos advirtieron que no lo llevemos a la clínica porque había muchos casos. El domingo volví a llamar a emergencias porque su cuadro había empeorado y me dijeron lo mismo. El lunes 29 a la hora de la siesta estaba con fiebre alta y decidí llevarlo a la clínica en contra de su voluntad porque estaba asustada”, le explicó Romina a TN.

Leé también: Se recibió de ingeniera en medio de la marcha en defensa de la universidad pública y emocionó a todos

Le hicieron el test de dengue y le dio positivo, le hicieron recuento de plaquetas y estaban bajas. Fuimos caminando a casa porque no había lugar en la clínica y al rato conseguí en otro hospital, donde un nuevo test vuelve a darle dengue positivo. Me dijeron que iban a ponerlo en terapia no por dengue sino para que tenga mayor cuidado. Lo internamos en terapia humanizada, donde podíamos estar con él todo el tiempo”, agregó.

El lunes 28 de enero fue internado por fuertes dolores de cabeza y musculares. Cuatro días después falleció en el hospital. (Foto: X/@leandrossi)

El lunes 28 de enero fue internado por fuertes dolores de cabeza y musculares. Cuatro días después falleció en el hospital. (Foto: X/@leandrossi)

De acuerdo con su testimonio, el martes 30 de enero Leandro se sentía bien pero a eso de las 18 empezó a hacer deposiciones con sangre. “La fiebre no bajó nunca, estaba con náuseas y le costaba respirar. Al otro día empezaron las transfusiones de sangre, de plasma y le pusieron vitamina K. El miércoles a la tarde empezó con afección en los pulmones y en la ecografía salió que tenía sangre en su interior. Lo entubaron y sus últimas palabras fueron si podía llegar a morirse. Pero yo le dije que no, para que tenga esperanza”, indicó la madre.

El 1 de febrero, la médica terapista le avisó que el joven de 22 años no respondía a los tratamientos y que no iba a pasar la noche. Ese jueves murió en la clínica y en su acta de defunción señalaron que había sido por dengue hemorrágico, según explicó.

Leé también: Tiene una enfermedad crónica, fue a un control y le robaron un dispositivo vital para su tratamiento

“Antes de que falleciera le sacaron sangre después de tres o cuatro transfusiones. Las autoridades de la provincia se acercaron y me dijeron que Leandro no tenía dengue, que no se sabía la causa de su muerte y que posiblemente haya sido un virus aunque a mí nadie me va a sacar la idea de que fue dengue hemorrágico”, sentenció Romina.

Esta semana, a casi tres meses de su muerte, la madre de Leandro viajó a Buenos Aires por trabajo. De acuerdo con sus palabras, un grupo de amigos consiguió el permiso para plantar flores al pie de un árbol ubicado a metros de la Facultad de Derecho de la UBA, donde tiró las cenizas y le colocaron una placa en su conmemoración.

Los restos de Leandro descansan en un árbol frente a la Facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires. (Foto: TN)

Los restos de Leandro descansan en un árbol frente a la Facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires. (Foto: TN)

“Él no tenía sueños, tenía metas y proyectos. Lo que se propuso lo cumplió hasta donde la vida quiso. Eso le quedó a sus amigos. En la marcha de este martes vi muchos carteles de su tuit y carteles con su nombre para que todos vean cómo se sienten identificados con sus palabras. Tenía la convicción de que podía cambiarse la realidad de muchos Leandros o Rominas, que no había que hacer la vista gorda ante la desigualdad y que siempre se podía ayudar a los demás”, cerró la madre.

Leé también: Isabella tiene un tumor en la cabeza y su familia realiza una colecta para que pueda tratarse en España

Por su parte, Lucía contó sobre su faceta estudiantil y el legado del joven tucumano. “Era consciente de que las políticas públicas fueron las que lo ayudaron a salir de la situación en la que estaba. Él siempre militó por la justicia social, la igualdad de género y la comunidad LGBT+. Siempre estuvo del lado de los marginados”, detalló.

“Entendemos que la educación pública gratuita ayuda no solo a una formación académica si no también un crecimiento personal que en otras circunstancias sería solo un sueño para muchos. Desde que ya no está, me prometí seguir con su lucha, porque siento que es la mejor manera de honrarlo”, dijo la amiga de Leandro.

Respecto a la marcha universitaria de este martes, aseguró sentirse muy emocionada al ver que la gente lo recordaba con mucho amor. “Sé que él estaría muy feliz de saber que la gente lo vea como un ejemplo de lucha y perseverancia”, dijo.

Su historia se viralizó después de la marcha universitaria de este martes. (Foto: X/@leandrossi)

Su historia se viralizó después de la marcha universitaria de este martes. (Foto: X/@leandrossi)

“La idea de llevar tuits impresos a la marcha en Tucumán fue idea nuestra y nos organizamos con mis amigos para poder hacerlo. Jamás se me hubiese ocurrido lo que pasó después. Siento que Leandro estaría muy feliz con todo esto y eso es lo que más importa: poder honrarlo siempre que se pueda”, cerró Lucía.

Leé también: Aprendió a leer de grande y hoy coordina talleres de alfabetización: “Mi primera educación fue educar”

La influencia de Leandro tuvo su recompensa. Este jueves se inauguró en Tafí Viejo el Centro Metropolitano de Estudios Superiores que llevará su nombre. El mismo buscará facilitar el acceso a la educación superior y técnica de la región.

La historia de Leandro sin dudas dejó una enseñanza en su familia, amigos y compañeros. Un joven con metas y proyectos que luchó por una Argentina mejor.

Más Noticias