martes, 25 junio, 2024
InicioSociedadAsí está Coco, el mono rescatado hace dos años de adentro de...

Así está Coco, el mono rescatado hace dos años de adentro de un ropero en una mansión de Belgrano R

En diciembre de 2021, la Policía irrumpió en la casona francesa tras las denuncias por las constantes fiestas y ruidos molestos. Hoy recibe terapias para aminorar el dolor, duerme con el gatito Anís y se cuidan mutuamente con la perra Condesa.

Belén Vallejo

Video Placeholder

Así está hoy Coco, el mono rescatado de una mansión de Belgrano. (Foto y video: Juan Pablo Chaves / TN)

Poco se sabe de cómo llegó Coco a esa mansión de La Pampa al 3100, en el coqueto barrio de Belgrano Residencial. Lo que sí está a la vista son las cicatrices que una vida alejada de lo que debía ser su realidad le generó.

Fue a fines de 2021 cuando el cúmulo de denuncias por parte de vecinos provocó la intervención policial en aquella casona. Además de drogas, alcohol y fiestas clandestinas, con música fuerte y ruidos molestos, al allanar el lugar se encontraron algo insólito: un mono carayá que intentaba descansar adentro de un ropero.

Leé también: Su papá sacrificaba aves para rituales umbandas y ahora ella las rescata: “Sentía que les debía la vida”

Pero mayor sorpresa fue cuando los policías notaron que no era un animal normal, sus condiciones eran pésimas.

Durante su estadía en esa mansión, Coco fue alimentado con ultraprocesados para humanos o cualquier tipo de alimento que se le cruce a quienes debían cuidarlo, salvo, claro, el alimento que él debía comer en la naturaleza.

Isabel de Estrada es su tutora legal. (Foto y video: Juan Pablo Chaves / TN)

Isabel de Estrada es su tutora legal. (Foto y video: Juan Pablo Chaves / TN)

Ese día empezó un largo recorrido a una nueva vida. No fue fácil, hubo muchos impedimentos legales y burocráticos en el medio, pero Coco, de a poquito, comenzaba a tener una realidad más parecida a la que nunca debió dejar de pertenecer.

Una nueva vida

Casi tres meses después de aquel rescate, cuando Coco continuaba en tránsito con una proteccionista, la justicia comenzaba a determinar un rumbo para él. A unos cuantos kilómetros de la localidad bonaerense de Luján, en medio del campo y la tranquilidad, Isabel de Estrada le abrió las puertas de su casa y de su corazón.

Fundación Zorba, la organización que lleva adelante la periodista y activista, lo recibió en la estancia que hoy se encuentra repleta de galgos y caballos rescatados de diversas situaciones de maltrato.

Sin embargo, el proceso no fue nada sencillo. “Durante mucho tiempo trataron de mandarlo a un zoológico y a reservas. Nadie quería tenerlo porque todo el mundo pensaba que Coco se moría en un mes. Inclusive hubo veterinarios que dijeron que había que eutanasiarlo por su condición. Era realmente una responsabilidad tenerlo”, explicó Isabel a TN.

Coco fue rescatado de una mansión de Belgrano en 2021. (Foto y video: Juan Pablo Chaves / TN)

Coco fue rescatado de una mansión de Belgrano en 2021. (Foto y video: Juan Pablo Chaves / TN)

“Coco era ‘una cosa’ para la ley, entonces había que hacer algo para separarlo de la causa de sus captores, porque si quedaban absueltos Coco volvía con ellos”, detalló sobre cómo comenzó el proceso legal para su nueva vida. “Muchos proteccionistas y abogados animalistas comenzaron a trabajar para declararlo como sujeto de derecho o animal no humano”, sumó.

Fue entonces cuando su caso se convirtió en un emblema nacional. El monito ya no iba a ser tratado como uno más, sino que su caso era especial. “A él lo podés juntar con otros animales discapacitados, pero no con unos sanos porque no puede trepar o morder para defenderse. Coco no puede estar afuera o aislado. La única manera era estar así, como está ahora”, precisó la mujer.

Este punto fue muy importante porque si bien Coco necesitaba recuperar un poco la vida que le habían arrebato, no podía ser de cualquier manera. En un principio, el juez había establecido que debía ir a la reserva Proyecto Carayá, en Córdoba. Sin embargo, entre la directora del lugar, Isabel y diversos proteccionistas determinaron solicitarle a la justicia que lo mejor para él era quedarse en la fundación. “Ese día fue una fiesta”, recuerda con alegría la mujer.

La vida en la naturaleza

Cuando a Coco lo rescataron, sus primeros estudios fueron realizados en Temaiken y allí los especialistas le dijeron a quienes lo cuidaban que parecía como que al monito “lo hubiera aplastado desde arriba”. Es que hoy él debería tener cerca de un metro de altura, pero apenas pasa los 30 centímetros debido a la condición que tiene.

“Las consecuencias de haberlo sacado un día de la naturaleza son infinitas. En el caso de Coco son peores aún porque está todo atrofiado”, explicó la fundadora de Zorba a este medio.

Coco recibe terapias alterativas y cuidados especiales para mejorar su condición. (Foto y video: Juan Pablo Chaves / TN)

Coco recibe terapias alterativas y cuidados especiales para mejorar su condición. (Foto y video: Juan Pablo Chaves / TN)

Hoy no tiene colmillos porque se los arrancaron —ya que con eso se defienden—, casi no puede estirar sus extremidades y se desplaza arrastrándose por el piso para ir de un lugar a otro. Trepar solo puede hacerlo a lugares no tan altos, pero eso incluye un riesgo enorme por si llega a caerse y lastimarse aún más.

Además, Coco tiene los huesos atrofiados porque en algún momento los tuvo quebrados y le soldaron mal. Ante esta situación, Isabel explicó: “Lo que se trafica en general son monos chiquitos y para eso matan a las madres, pero después, cuando quieren desprender a los monitos, ellos se agarran fuerte de sus mamás muertas y muchas veces les llegan a quebrar los huesos en ese forcejeo”.

La realidad es que se desconoce como llegó Coco a esa mansión de Belgrano y si ya tenía sus extremidades lastimadas. Lo cierto es que hoy eso no le permite tener la vida que cualquier mono carayá debería tener.

“Los primeros días que empezó a vivir acá hacía una cosa muy llamativa: era verano, yo le abría todas las ventanas y le ponía unos almohadones para que trepara y él se pasaba horas mirando afuera, mirando los árboles, las hojas, realmente te conmovía porque vos sabés que él no va a poder estar ahí como el resto, va a poder estar un rato, pero esa no va a ser su vida”, dijo Isa notablemente conmovida.

Coco pasa sus días en Fundación Zorba. (Foto y video: Juan Pablo Chaves / TN)

Coco pasa sus días en Fundación Zorba. (Foto y video: Juan Pablo Chaves / TN)

Con respecto a sus cuidados y los mimos que recibe, detalló: “En invierno, que es cuando hay más humedad, como tiene todos los músculos atrofiados, hay que tenerlo al lado de algo calentito. Este verano tuvimos todo el día la estufa prendida también porque ellos son del norte, de Santiago del Estero, de Chaco, Formosa, y necesitan el calor”, explicó la activista mientras señalaba el hogar a leña en el que Coco constantemente apoya su mentón para recibir el calorcito de las llamas.

Y no solo es eso, sino que también él fue eligiendo los lugares de la casa que quería habitar. “Probamos todo tipo de cosas, pero le gusta estar en este piso”, contó Isabel, que explicó que pasa sus días con su compañera Condesa, una pequeña perrita mestiza también rescatada en muy malas condiciones, y el gatito Anís. Coco y Anís duermen acurrucados.

“También lo visita su veterinaria Inés que hace terapias alternativas y le arma unas sesiones que le encantan, es más, la ve llegar por la puerta y aúlla fuerte porque es lo que más le gusta en el mundo. Ella le pone música y durante horas le hace mover las manos, las patas y la verdad es que le hace muchísimo bien”, contó.

Lejos de los ruidos, de las fiestas y de los armarios oscuros, hoy Coco es “el rey de la casa”. “Es muy demandante, todo el tiempo está pidiéndote algo, le pone los puntos a los perros, a Condesa y al gato. Creo que tiene la mejor vida posible para su condición”, aseguró Isabel.

Coco junto a Condesa, su amiga. (Foto y video: Juan Pablo Chaves / TN)

Coco junto a Condesa, su amiga. (Foto y video: Juan Pablo Chaves / TN)

“Más allá de lo que debe haber sufrido y los dolores que tiene a veces, es tremendo lo que le hicieron: quitarle su vida en la naturaleza, que es la única que tienen, la única que pueden y deben hacer. Hoy Coco quiere estar arriba de un árbol, no arriba de mi falda y eso es algo que no puedo cambiar”, finalizó la tutora de Coco.

Maltrato animal y tráfico de fauna

Los delitos de maltrato y crueldad contra los animales están contemplados en la Ley Nacional Nº 14.346 y el delito de tráfico ilegal de fauna silvestre está contemplado en los artículos 24 a 27 de la Ley Nacional Nº 22.421 de Conservación de la Fauna Silvestre.

Ante una urgencia se puede llamar al 911 desde cualquier lugar del país.

Desde la Ciudad Autónoma de Buenos Aires:

Teléfono: 0800-333-347225

[email protected]

Provincia de Buenos Aires

Teléfonos: 221 429-5206/ 5236 / LINEA FAR WhatsApp 221 353-3702

mail: [email protected]

  • Foto y video: Juan Pablo Chaves
  • Edición de video: Tamara Ferro

Más Noticias