miércoles, 12 junio, 2024
InicioSociedadCarla empezó su emprendimiento de tejidos con $400 y hoy le da...

Carla empezó su emprendimiento de tejidos con $400 y hoy le da trabajo a estudiantes, amas de casa y jubiladas

Influenciada por el conocimiento sobre costura de su abuela, Carla decidió darle forma a su pasión por la moda. Hoy, lleva adelante un negocio que impulsa el slow fashion, un modelo de producción en donde predomina la calidad de la ropa y se defiende el valor de lo artesanal.

Julieta Ortiz

Carla arrancó su emprendimiento de tejidos con $400 y hoy le da trabajo a estudiantes, amas de casa y jubiladas. (Foto: gentileza Carla Regner)

Carla arrancó su emprendimiento de tejidos con $400 y hoy le da trabajo a estudiantes, amas de casa y jubiladas. (Foto: gentileza Carla Regner)

En la industria de la moda, uno de los modelos de producción que predomina es el fast fasion, es decir aquel que se caracteriza por su rápida fabricación de piezas que están en tendencia en un momento determinado. De esta manera, las marcas premium pueden renovar sus colecciones y ofrecer diferentes prendas -que generalmente son de baja calidad- a una mayor velocidad para fomentar el consumo constante.

En los últimos años, esta modalidad despertó preocupaciones, principalmente por el impacto que tiene en el medio ambiente. Según un informe del Programa de la ONU para el Medio Ambiente (PNUMA), la industria de la indumentaria es responsable del 20% del desperdicio total de agua a nivel global.

Leé también: Crecen las ferias americanas y el gusto por las prendas vintage: todo lo que hay detrás de un mejor precio

Sin embargo, uno de los sectores que resulta afectado por este modelo de producción son los emprendedores, sobre todo aquellos que fabrican las prendas con sus propias manos.

Recientemente, un video sobre el tema se hizo viral en las redes sociales y llamó la atención: se trata del descargo de una joven que se dedica a tejer sweaters con diseños únicos y que fue criticada por los precios que tenía en su tienda. Ahí, retomó el concepto de slow fashion, que, a contraposición del fast fashion, propone volver a instalar el gusto por la ropa de alta calidad y lo único, sin la necesidad de fabricar por fabricar.

Video Placeholder

En el video, Carla habla sobre el slow fashion, un modelo de producción que propone valorar las prendas únicas y artesanales. (Video: Instagram/___by.ca)

Carla Regner tiene 30 años y es oriunda de la ciudad de Cutral Có, en Neuquén. Actualmente, lleva casi una década al frente de BY.CA, su propio negocio de tejido. En diálogo con TN, recordó cómo fue el inicio de la aventura de emprender: “Me acuerdo de que arranqué con $400 y compré algunos ovillos de lana para hacer bufandas”. En ese momento, ella trabajaba en un local comercial, pero no se sentía cómoda, así que se dio cuenta de que la única alternativa era “arriesgarse a todo o nada”.

“Siempre defendí el valor del trabajo artesanal y la exclusividad de cada prenda

“Siempre defendí el valor del trabajo artesanal y la exclusividad de cada prenda», expresó Carla en diálogo con TN. (Foto: gentileza Carla Regner)

“Siempre me gustó la moda, influenciada por mi abuela, que era modista de alta costura. Pero ella no sabía nada de redes porque su trabajo solo era de boca en boca, entonces quise fusionarnos y ante nuestras dificultades económicas, decidí emprender y modernizar el tejido de lo que estábamos acostumbrados a ver”, relató.

En su cuenta de Instagram, la mayoría de los modelos no son los que usualmente se suelen ver en las vidrieras de los shoppings o centros comerciales. Su diferencial se destaca en los patrones de los sweaters y los chalecos que promociona: nubes, frutillas, corazones y flores hechas de tejido.

Uno de los modelos que diseñó Carla para su emprendimiento. (Foto: Instagram/___by.ca)

Uno de los modelos que diseñó Carla para su emprendimiento. (Foto: Instagram/___by.ca)

“Aprendí a tejer a mano y a saber mucho de costura gracias a mi abuela, quien me transmitió el increíble don de crear con las manos”, explicó con entusiasmo la joven. Al principio, sacó inspiración de revistas de moda que había en su casa, hasta que un día, se le ocurrió la idea de modernizar el arte del tejido. “En aquel entonces, la idea de emprender en tejidos jóvenes y modernos era poco común, por eso mismo el hecho de crear algo nuevo y sacar eso de que el tejido es solo para abuelas, sabía que iba a generar un impacto y así fue”.

Para Carla, tejer es

Para Carla, tejer es «el don de crear con las manos». (Foto: gentileza Carla Regner)

A pesar de que su abuela falleció en el 2018, Carla continuó con su emprendimiento, que ya cuenta con más de 37 mil seguidores en Instagram y logró un alcance que la hizo llevar su negocio a un siguiente nivel. Ante la demanda de trabajo, entendió que la única opción para crecer era delegando tareas. Así fue cómo emprendió la búsqueda de manos que la ayudaran a agarrar las agujas y le dio trabajo a estudiantes, amas de casa y jubiladas.

“Siempre digo que nada fue casualidad, que las chicas aparecieron en mi vida en el momento justo porque así estaba destinado a ser. No las busqué, nos encontramos”, expresó. Hoy el equipo se compone de un grupo de mujeres para quienes tejer es su pasatiempo favorito. “Que más lindo que poder trabajar desde la comodidad de casa, de algo que te gusta y encima cobrar por eso, dicho por ellas mismas” (ríe).

Otro de los diseños de Carla en BY.CA. (Foto: Instagram/___by.ca)

Otro de los diseños de Carla en BY.CA. (Foto: Instagram/___by.ca)

En cuanto a las críticas que recibió por los precios de su tienda, Regner fue contundente: “Siempre he defendido el valor del trabajo artesanal y la exclusividad de cada prenda. Mis precios reflejan no solo las horas dedicadas a su elaboración, sino también la atención a cada detalle y la pasión que se impregna en cada pieza”.

Leé también: Avenida Avellaneda vs. Miami: renovar un look de invierno sale el doble que en el exterior

En el video que se hizo viral, la joven muestra que, mientras en una marca premium un sweater puede costar alrededor de $185.000, su emprendimiento lo ofrece a partir de $35.900. “Es decepcionante que se critique el costo de prendas artesanales mientras se pasan por alto los impactos negativos de la moda fast fashion en la sociedad y el medio ambiente. Mi enfoque en la calidad, la sostenibilidad y la ética de trabajo es fundamental en la determinación de mis precios”, concluyó.

Más Noticias