martes, 25 junio, 2024
InicioEspectáculosLa ultraderecha sacude a la UE, pero las fuerzas europeístas retienen la...

La ultraderecha sacude a la UE, pero las fuerzas europeístas retienen la mayoría en Parlamento Europeo

BRUSELAS.- Los primeros resultados estimados de las elecciones para el Parlamento Europeo el domingo apuntan a avances de la extrema derecha, impulsada por resultados en Francia y Alemania, donde esta tendencia supera según las estimaciones a los partidos en el poder y marcan duros reveses para los Verdes.

Los dos grupos más centristas y proeuropeos, los conservadores y los socialistas, perdieron unos cuantos escaños, pero siguen siendo las fuerzas dominantes.

Una encuesta inicial a pie de urna publicada por el Parlamento Europeo el domingo por la tarde mostró un claro giro hacia la derecha, con grupos de extrema derecha sumando escaños y el Partido Popular Europeo de centra derecha también sumando su victoria. Por el contrario, los Verdes perderían varios escaños.

Durante los últimos cinco años, el parlamento ha estado gobernado por una mayoría de tres grupos: el Partido Popular Europeo de centroderecha, los Socialistas y Demócratas de centroizquierda y los liberales o Renovar Europa.

En Francia, los primeros resultados anunciados colocan al partido de la extrema derecha Agrupación Nacional al frente de las elecciones de la Unión Europea, según institutos de encuestas de opinión franceses.

Se anticipa que el partido nacionalista antiinmigración de Marine Le Pen, con su protegido Jordan Bardella a la cabeza del partido, obtenga entre 31% y 32% de los votos, más del doble del 15% estimado para el partido centrista proeuropeo del presidente Emmanuel Macron. Esta aplastante derrota llevó al mandatario a convocar este domingo a elecciones legislativas anticipadas en Francia, previstas para fines de este mes.

“Dentro de unos instantes firmaré el decreto de convocatoria de las elecciones legislativas cuya primera vuelta tendrá lugar el 30 de junio y el balotaje el 7 de julio”, indicó Macron en un mensaje televisado apenas una hora después del cierre de los colegios electorales.

La líder de extrema derecha francesa Marine Le Pen habla mientras Jordan Bardella, presidente de la Agrupación Nacional de extrema derecha francesa, escucha en la sede del partido la noche de las elecciones después de que el presidente francés, Emanuel Macron, anunciara que disuelve la Asamblea Nacional y convoca nuevas elecciones legislativas tras la derrota en la votación de la UE, el domingo 9 de junio de 2024 en París.Lewis Joly – AP

Francia está eligiendo aproximadamente 81 miembros del Parlamento Europeo, que cuenta con 720 escaños en total.

Las primeras estimaciones tras las elecciones parlamentarias de la Unión Europea del domingo sugieren que la extrema derecha ascenderá en la legislatura a pesar de una serie de escándalos en Alemania, la nación más grande del bloque.

Sondeos a pie de urna indicaban que Alternativa para Alemania (AfD) se colocaba en un segundo lugar y subió al 16,5% desde el 11% en 2019, superando al partido socialdemócrata del canciller Olaf Scholz, que cayó al 14%. Los conservadores (CDU y CSU) llegaron en cabeza con entre 29,5% y 30%, mientras que los Verdes sufrieron grandes pérdidas.

La extrema derecha también tenía importantes avances en los Países Bajos, donde el partido de Geert Wilders está en una carrera mano a mano con una alianza socialista-verde.

Los colíderes del partido de extrema derecha Alternativa para Alemania (AFD), Alice Weidel y Tino Chrupalla, animan después de las primeras encuestas a pie de urna durante la velada electoral de la sede del partido después de la Elecciones europeas.Jörg Carstensen – dpa

Aunque las encuestas continuarán en Italia hasta bien entrada la tarde y muchos de los 27 países miembros aún no han publicado ninguna proyección, las indicaciones confirman lo que encuestas y análisis anteriores habían pronosticado: se espera que el ejercicio masivo de la democracia por parte de la UE haga que el bloque cambie a la derecha y reconduzca su futuro.

La guerra en Ucrania, el impacto de la política climática sobre agricultores y ganaderos y la inmigración son algunos de los temas en la mente de los votantes para elegir a 720 miembros del Parlamento Europeo.

Los sondeos sugieren que los partidos tradicionales y europeístas mantendrán la mayoría en la cámara, aunque la extrema derecha, incluidos partidos liderados por políticos como Geert Wilders en Holanda; Viktor Orbán en Hungría; Le Pen en Francia y Giorgia Meloni en Italia, ganarán terreno.

Geert Wilders, con sus políticas antiislamistas, arrasó en las elecciones en los Países Bajos en noviembre de 2023.GETTY IMAGES

El opositor partido ultranacionalista austríaco Partido de la Libertad (FPO) también obtuvo una victoria histórica en los comicios. La encuesta de la radiotelevisión pública austriaca ORF concedió al partido ultra un 27% de los votos, casi cuatro puntos porcentuales más que el conservador Partido Popular Austriaco (OVP).

Los socialdemócratas (SPO) sacaron un 23% provisional, seguidos de Verdes (10,5%), empatados estos últimos con los liberales del partido Neos (10,5%).

El FPO lleva meses liderando las encuestas a las europeas merced a un discurso populista y euroescéptico que ha calado entre la población. Una encuesta de Ipsos el pasado 19 de marzo daba a la formación liderada por Herbert Kickl un 28,2% de apoyo.

Los parlamentarios de la UE deciden sobre legislación que va desde normas financieras a clima o política agraria. También aprueban el presupuesto de la UE, que además de financiar las prioridades políticas del bloque, costea proyectos de infraestructura, subsidios agrícolas o la ayuda a Ucrania. Los eurodiputados tienen poder de veto en el nombramiento de la poderosa Comisión Europea.

El avance de la ultraderecha podría hacer más difícil aprobar leyes y tomar decisiones en la UE.

Las elecciones ocurren en un momento difícil para la confianza de los votantes en un bloque de unos 450 millones de habitantes. En los últimos cinco años, la UE se ha visto golpeada por la pandemia del coronavirus, una crisis económica y otra energética impulsada por el mayor conflicto terrestre en Europa desde la Segunda Guerra Mundial. Sin embargo, la campaña suele centrarse en cuestiones de interés en los países concretos, en lugar de en cuestiones europeas más amplias.

Los militantes celebran el anuncio de los resultados de la votación durante una reunión nocturna del partido de extrema derecha francés Rassemblement National (RN) el último día de las elecciones al Parlamento Europeo, en el Pavillon Chesnaie du Roy en París, el 9 de junio de 2024.JULIEN DE ROSA – AFP

La votación del domingo puso fin a cuatro días de votaciones iniciadas el jueves en Holanda.

Desde las últimas elecciones de la UE en 2019, los partidos populistas o conservadores lideran ahora los gobiernos en tres países -Hungría, Eslovaquia e Italia- y forman parte de coaliciones de gobierno en otros, como Suecia, Finlandia, y pronto Holanda. Las encuestas situaban a los populistas en cabeza en Francia, Bélgica, Austria e Italia.

“La derecha es buena”, dijo a la prensa después de votar el primer ministro Orbán, que lidera un gobierno férreamente nacionalista y antiinmigrantes. “Ir a la derecha siempre es bueno. ¡Vayan a la derecha!”.

Tras las elecciones comenzará un periodo de negociaciones en el que los partidos reconsideran su lugar en las alianzas políticas europeas que conforman la legislatura del bloque. El grupo político más grande -el Partido Popular Europeo (PPE), de centroderecha- se ha movido a la derecha durante la campaña en cuestiones con inmigración y seguridad.

Uno de los aspectos clave es si Hermanos de Italia, el partido al que pertenece la primera ministra Meloni, populista de ultraderecha, y que tiene raíces neofascistas, se queda en el grupo más duro Conservadores y Reformistas Europeos (CRE) o se convierte en parte de un nuevo grupo de ultraderecha a crear tras los comicios. Meloni también tiene una tercera opción, trabajar con el PPE.

Un escenario más sombrío para los partidos proeuropeos sería que el CRE una fuerzas con el grupo Identidad y Democracia de Le Pen para consolidar la influencia de derecha dura.

El segundo grupo más grande -los Socialistas y Demócratas, de centroizquierda- y los Verdes se niegan a alinearse con el CRE.

Aún hay dudas sobre a qué grupo podría unirse Fidesz, el partido de Orbán. Antes formaba parte del PPE, pero fue expulsado en 2021 por conflictos sobre sus intereses y valores.

El primer ministro húngaro, Viktor Orban, se dirige a los periodistas frente a un colegio electoral en Budapest, Hungría, durante las elecciones al Parlamento Europeo y las elecciones municipales el 9 de junio de 2024.ATTILA KISBENEDEK – AFP

Los comicios también marcan el inicio de un periodo de incertidumbre mientras se eligen nuevos líderes para dirigir el proyecto europeo. Más allá del regateo para formar grupos políticos y establecer alianzas dentro del parlamento, los gobiernos competirán para conseguir puestos claves en la UE para sus funcionarios nacionales.

El más importante es la presidencia de la poderosa rama ejecutiva, la Comisión Europea, que propone leyes y vigila su cumplimiento. La comisión también controla los fondos de la UE, gestiona el comercio y es el organismo responsable de competencia.

Otros puestos codiciados son el de presidente del Consejo Europeo, que preside las cumbres de presidentes y primeros ministros, y el de jefe de política exterior de la UE, el diplomático de más alto nivel.

Los resultados oficiales de las elecciones, que se celebran cada cinco años, empezarán a publicarse tras el cierre de los últimos centros de votación en el grupo de 27 países, que serán los italianos a las 11 de la noche (6 de Argentina). Sin embargo, no habrá una imagen clara de cómo quedará el Parlamento hasta el lunes.

Agencias AP, AFP, Reuters y DPA

LA NACION

Conocé The Trust Project

Más Noticias