viernes, 24 mayo, 2024
InicioPolíticaMilei ante la disyuntiva de atarse financieramente a los Estados Unidos o...

Milei ante la disyuntiva de atarse financieramente a los Estados Unidos o mantener el swap chino

El miércoles pasado, se generó un gran revuelo dentro del gobierno, en la oposición y en los gobiernos de Estados Unidos y de la República Popular China, cuando se conoció el contrato de «Cooperación Sobre la Construcción, el Establecimiento y la Operación de una Estación de Espacio Lejano en la provincia de Neuquén en el marco del Programa Chino de Exploración a la Luna» firmado en el 2014 entre la República Argentina y la República Popular China, información exclusiva del periodista Eduardo Feinmann en su programa de LN+.

Por otra parte, la visita a la Argentina de la representante del Comando Sur de los Estados Unidos, la generala Laura Richardson, marcó una fuerte ofensiva de Estados Unidos contra la base espacial de China en Neuquén, pero también, apareció la preocupación por la construcción de un puerto en Río Grande, en Tierra del Fuego, un punto clave para el acceso a la Antártida.

Richardson estuvo el jueves en Tierra del Fuego junto con el presidente de la Nación, Javier Milei, y el ministro de Defensa, Luis Petri. Lo cierto es que por la noche, junto a la secretaria General Karina Milei, el ministro del Interior Guillermo Francos y el Jefe de Gabinete Nicolás Posse, ambos acompañaron a Richardson en un recorrido a la base naval de Ushuaia, sin embargo, la novedad fue que el gobernador de esa provincia Gustavo Melella se negó a recibirlos.

En ese contexto, Milei confirmó que el propósito de la visita a Tierra del Fuego fue supervisar los avances en el desarrollo de la Base Naval Integrada, un importante centro logístico que se convertirá en el puerto más cercano a la Antártida, facilitando así el acceso al continente blanco. «Esta iniciativa permitirá desarrollar la economía local y brindar apoyo logístico real al desarrollo científico de los diversos programas antárticos internacionales», manifestó el presidente.

¿Por que viajó Richardson a Tierra del Fuego?

Las versiones que corrían desde el lunes en Tierra del Fuego era que Richardson se reunirá con las autoridades de la Base Naval de Ushuaia para informarse sobre el proyecto para construir el Polo Logístico Antártico, que sería una conexión clave con el continente antártico.

La mayoría de los analistas internacionales consultados por Iprofesional, coinciden en que el interés de EE.UU. por el Polo Logístico Antártico se debe al cambio de gobierno, aunque también está vinculado al rechazo estadounidense a la construcción del puerto multipropósito de Río Grande por parte de los Estados Unidos.

Milei y Richardson estuvieron recorriendo el sur argentino.

Milei y Richardson estuvieron recorriendo el sur argentino.

Ese rechazo fue explicitado recientemente por Richardson ante un comité de la Cámara de Representantes. Richardson manifestó en su discurso que: «en Río Grande una empresa china está intentando asegurarse los derechos para construir instalaciones marítimas de uso dual y esto podría mejorar dramáticamente la capacidad de acceso de China a la región antártica».

Dos proyectos de puertos en el sur

El proyecto chino no es el único y tampoco es el más avanzado, según pudo saber Iprofesional. Para la construcción de ese puerto multipropósito de Río Grande hay dos proyectos: uno de la empresa Mirgor que fundaron en la isla Nicolás Caputo y su amigo Mauricio Macri; y el otro que surge a partir un memorándum de entendimiento que la provincia de Tierra del Fuego firmó con la china empresa china Shaanxi Chemical Group.

El proyecto de Mirgor tiene una inversión prevista de unos u$s380 millones y es el que, desde el ambiente empresario y político de Río Grande, se ve como más viable y también más conveniente para el abastecimiento antártico.

En tanto que, el proyecto de la República Popular China, es mucho más ambicioso y prevé una inversión de u$s1.250 millones que además del puerto multipropósito incluye la creación de un polo petroquímico y una central eléctrica.

Este proyecto generó  una fuerte polémica el año pasado, luego de la aprobación en la Legislatura del memorándum de entendimiento, porque desde distintos sectores se instaló la idea de una «base china» en Tierra del Fuego como la que funciona en Neuquén.

Entre el puerto chino y el puerto de Mirgor

El año pasado, en medio del clima electoral y de las negociaciones con el FMI, desde el gobierno de Alberto Fernández salieron a desautorizar a su aliado Gustavo Melella y aseguraron que no aprobarían la construcción del puerto chino.

En ese entonces, el ministro de Defensa y candidato a vicepresidente en la fórmula de Unión Por la Patria, manifestó enfáticamente que: «el único puerto autorizado es el de Mirgor en el mismo terreno que iban a usar los chinos»,

El contrato dado a conocer por Feimann, el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner se comprometió en 2014 a autorizar la instalación de una base del régimen chino en el sur argentino, por eso el gobierno de Tierra del Fuego avanza en la construcción de un «puerto multipropósito» en Río Grande.

En 2014, Cristina Fernández autorizó una base de China en el sur del país.

En 2014, Cristina Fernández autorizó una base de China en el sur del país.

De acuerdo a ese contrato, el conglomerado China Shaanxi Chemical Industry Group se comprometerá en la construcción de un proyecto con una capacidad anual de 600.000 toneladas de amoníaco sintético, 900.000 toneladas de urea y 100.000 toneladas de glisofato, con una inversión de unos u$s1.200 millones, y además se compromete a instalar una planta química y una central eléctrica en el mismo lugar.

Fuentes cercanas a empresarios que residen en Río Grande, explicaron a Iprofesional que resulta difícil de creer que una empresa química pueda construir un puerto. Esa tarea estaría a cargo de otro gigante, HydroChina Corp, controlado por el ejército de la República Popular China.

En este punto, cobra mucha relevancia el documento firmado por la legislatura el 7 de diciembre del año, pasado por el gobernador Gustavo Melella, quien se muestra como uno de los promotores del desembarco chino en el sur.

En el memorándum firmado por Melella, se establece que el puerto multipropósito de la República Popular China será lo primero que se construirá, ya que servirá para cubrir las necesidades locales y abastecer el propio proyecto.

Melella, en plena campaña el año pasado donde fue reelecto, aseguró además que se pondría al frente para completar las aprobaciones del proyecto a la mayor brevedad».

Tal vez en línea con esas futuras inversiones chinas, el gobernador creó la empresa de energía Terra Ignis Energía. En la isla se comenta que es una especie YPF en miniatura en la que podrian participar los chinos en el futuro.

Milei y el alineamiento con EE.UU.

El nuevo alineamiento del gobierno de Milei con los Estados Unidos, pondría en peligro los planes de la República Popular China, aunque desde el gobierno manifestaron que el acuerdo se cumplirá pero que habrá que inspeccionar la base de Neuquén para saber si se trata de civiles que están trabajando o de una zona militarizada del gobierno de la República Popular China en la Argentina.

El presidente fue muy enfático y tal vez, detrás de su fuerte alineamiento, está la intención de lograr un mayor apoyo finaciero por parte de los EE.UU.

En ese aspecto, no se debería descartar un nuevo desembolso del FMI de unos u$s10.000 millones para que el gobierno pueda levantar el cepo cambiario e iniciar el camino hacia un mecanismo de libre elección de monedas para en el futuro plantear una dolarización de la economía que al parecer con la reciente apreciación del peso frente al dólar parece cada vez más lejana.

Richardson visitó Argentina como parte de un plan de EE.UU de expandirse en el sur.

Richardson visitó Argentina como parte de un plan de EE.UU de expandirse en el sur.

«Con nosotros se inaugura una nueva época de las relaciones de Argentina con el mundo. Nuestra alianza con los Estados Unidos, demostrada a lo largo de estos primeros meses de gestión, es una declaración para el mundo de que, luego de décadas de discursos rimbombantes y pactos espurios, la Argentina ha decidido retomar el rol protagónico que nunca debimos perder. Esta nueva política exterior nos permitirá promover la prosperidad económica de nuestros pueblos, requisito indispensable para garantizar la soberanía de nuestra patria», aseguró Milei el jueves pasado en el recibimiento a Richardson en el Aeroparque Jorge Newbery donde el gobierno americano le donó a la Argentina un avión Hércules DC 30, pero esta claro que Richardson no vino solo a donar un avión al gobierno de Milei.

La última novedad, de acuerdo a los que pudo saber Iprofesional, es que luego del encuentro que mantuvieron Milei y Richardson, el presidente se habría comprometido a frenar el avance del proyecto de la central nuclear de Atucha III así como el resto de las obras comprometidas tanto en el acuerdo de cooperación.

La gran incógnita es si, en virtud de los sorpresivos detalles conocidos de este acuerdo dado a conocer por Feinmann, el gobierno de Javier Milei renovará en junio el acuerdo por el swap de monedas que la Argentina firmó con el Banco Popular de la República China. Ese valor es equivalente en yuanes a unos u$s18.500 millones de los cuales el BCRA activo hasta ahora unos 6.500 millones de dólares.

El problema es que si el gobierno no renueva ese acuerdo de swap de monedas, habrá que restituirle esos yuanes al Banco De la República Popular China y las reservas internacionales brutas, que en la actualidad superan los u$s28.000 millones podrían caer y esto podría complicar el levantamiento del cepo cambiario, excepto que el gobierno logre conseguir un préstamo adicional del FMI.

Más Noticias