jueves, 13 junio, 2024
InicioSociedadExpertos de la NASA explican por qué el Sol arde pese a...

Expertos de la NASA explican por qué el Sol arde pese a que en el espacio no hay oxígeno

El Sol opera bajo un mecanismo llamado fusión nuclear, un proceso que ocurre sin necesidad de oxígeno.

El sol opera bajo un mecanismo llamado fusión nuclear. (Foto: Adobe Stock)

El sol opera bajo un mecanismo llamado fusión nuclear. (Foto: Adobe Stock)

Desde tiempos inmemorables, el Sol ha sido un objeto de fascinación para los seremos humanos y muchos científicos se han dedicado a estudiarlo. Desde los antiguos astrónomos hasta los curiosos de la era digital se han preguntado: ¿cómo es posible que el Sol arda si en el espacio exterior no hay oxígeno?

Esto tiene una respuesta. El Sol opera bajo un mecanismo llamado fusión nuclear, un proceso que ocurre sin necesidad de oxígeno muy distinto al de la combustión tradicional que todos conocemos. En el núcleo solar, donde la temperatura escala hasta los 15 millones de grados Celsius y la presión es extraordinariamente alta, los átomos de hidrógeno se fusionan para crear helio.

Leé también: Día Nacional del Perro: por qué se celebra cada 2 de junio en la Argentina

En este impresionante proceso, el Sol transforma 700 millones de toneladas de hidrógeno en 695 millones de toneladas de helio cada segundo, liberando una energía masiva en forma de rayos gamma que, finalmente, se transforman en la luz y el calor que recibimos. En otras palabras, el Sol irradia luz y calor no porque “queme” algo, como lo haría una fogata, sino a través de reacciones nucleares que ocurren bajo condiciones extremas de temperatura y presión.

Franco Meconi - Es fotógrafo amateur y consigue desde su terraza imágenes del espacio que son la envidia de la NASA. (Foto Franco Meconi)

Franco Meconi – Es fotógrafo amateur y consigue desde su terraza imágenes del espacio que son la envidia de la NASA. (Foto Franco Meconi)

Cómo nos llega el calor del Sol

El calor que experimentamos en la Tierra no es un traspaso directo de calor térmico solar, sino más bien una transferencia de radiación solar. Esta radiación, que abarca la luz visible y otras longitudes de onda del espectro electromagnético, atraviesa el vacío espacial y al interactuar con las partículas de nuestra atmósfera, se convierte en el calor que sentimos.

Aunque el Sol ha consumido cerca de la mitad de su reserva de hidrógeno durante sus 4.500 millones de años de existencia, aún dispone de suficiente “combustible” para seguir brillando durante otros varios miles de millones de años. Este proceso de fusión nuclear no solo es vital para la producción de su energía, sino también explica por qué el Sol no necesita oxígeno para “arder”.

Más Noticias